25.03.2013

Inauguró Madero Walk Eventos, en Dique 1

compartir

Madero Walk Eventos, el más grande salón flotante de nuestro país y la región, realizó su apertura con una mega fiesta al mejor estilo veneciano.

Con una estética cuidada y línea arquitectónica de vanguardia, el salón tiene una ubicación de privilegio en el Dique 1, sobre un espejo de agua de 90.000 m2. Su estructura completamente vidriada ofrece vistas únicas a Puerto Madero y permite que se pueda disfrutar de un evento único, entre el agua y el cielo, a muy pocos minutos del centro porteño.

Sus más de 1.500 m2, distribuidos en tres niveles, ofrecen gran flexibilidad, por lo que el salón se adapta a eventos sociales y corporativos chicos, medianos o grandes, con capacidad para recibir hasta 450 sentadas y 600 en formato de cóctel.

Además, cuenta con una acústica excepcional por cada uno de los materiales elegidos. Eso posibilita que puedan tener lugar varios eventos en forma simultánea, ya que el espacio puede dividirse en tres ambientes independientes mediante paneles.

Su construcción se prolongó por más de dos años, más arduos de lo previsto, debido a la magnitud del emprendimiento. La inversión alcanzó los $35 millones, superando también las estimaciones iniciales. Todo un esfuerzo que ya cosecha éxitos: tienen fechas reservadas para casi todo este 2013 y buena parte del próximo año.

“Hace algunos años nos animamos a soñar con un salón distinto: un salón flotante que ofreciera la posibilidad de realizar un casamiento, una fiesta o un seminario sobre el agua. Que además fuera lujoso en cada detalle, espectacular desde el punto de vista arquitectónico y con un gran equipo profesional para atender íntegramente las necesidades del cliente. Hoy estamos concretando este sueño”, explicó Lisandro Borges, Presidente de Madero Walk Eventos. Y agregó: “Buscamos ser una alternativa innovadora y de excelencia, pensando en que nuestro público va a ser el más exigente del mercado”. 

Las obras de Madero Walk Eventos comenzaron en un astillero del Tigre, donde se construyó el pontón, la base de hormigón sobre la que se asienta el salón. Cuando estuvo listo, se lo trasladó como si fuese un barco hasta el Dique 1 y se lo amarró entre seis pilotes para evitar desplazamientos. El resto de la obra, cuya complejidad implicó el trabajo en equipo de ingenieros y arquitectos altamente especializados, se continuó en el lugar.

El salón fue proyectado por el premiado estudio Bodas Miani Anger Arquitectos & Asociados, desarrollado por Vizora Desarrollos Inmobiliarios y construido por CRIBA.

Relacionados
Envianos tu opinión (1)