11.12.2018

Un Siglo atrás se inauguraba el Balneario de la Costanera Sur

compartir

El 11 de diciembre de 1918, a orillas del Río de la Plata, se inauguró en Buenos Aires el Balneario de la Costanera Sur. Transcurría la primera presidencia de Hipólito Yrigoyen y la administración comunal estaba a cargo de Joaquín Llambias.

Las obras habían comenzado en 1916 y se desarrollaron a un ritmo febril. En los últimos cuatro meses, los obreros trabajaron día y noche para concluir a tiempo. La superficie del terreno fue rellenada con 12.000 m3 de tierra, se construyó un espigón de 180m que terminaba con las escalinatas que bajaban al río y el primer tramo de la av. Costanera Sur, entre las av. Belgrano y Brasil.

El balneario rápidamente se convirtió en uno de los paseos preferidos por los porteños y recibió el aporte de significativas obras de arte que aún hoy perduran.

Sin dudas, la principal fue la controvertida fuente Las Nereidas, de la artista tucumana Dolores Mora de la Vega, más conocida como Lola Mora. Ella misma se encargó del monumental traslado, haciéndose cargo personalmente de los costos, deuda que la Municipalidad saldaría recién 14 años después.

Las instalaciones asignadas para los bañistas, que en aquella época no podían mezclarse con los del sexo opuesto, incluyeron 300 casillas donde se colocaban los cerrados trajes de baño de la época. El horario del balneario era también estricto: de 6 a 11 y de 15 a 19, para "prevenir tentaciones de la concurrencia nocturna". Durante la intendencia de Carlos Noel se reglamentó que "los bañistas deben usar un traje de baño en buen estado, proveerse de toalla y no permanecer en el agua más de media hora".

En 1924 la Municipalidad de Buenos Aires ordenó al arquitecto húngaro Andrés Kalnay la construcción de un conjunto de edificios y locales para alquilar como restaurantes y cervecerías. El más imponente fue ocupado por la Cervecería Munich y los más pequeños por la Cervecería Don Juan de Garay, la Brisas del Plata, La Perla y La Rambla.

Pero con el paso de las décadas, el abandono del puerto y su deterioro, la contaminación de las aguas del Río de la Plata y la inauguración de otros paseos urbanos, la Costanera Sur fue decayendo, sus restaurantes y cervecerías cerraron, y para la década de 1970 estaba totalmente marginada y sin uso.

Durante la década de 1980, se rellenó la ribera -que luego originó la Reserva Ecológica-, provocando que el balneario perdiera para siempre su función.

Recién a mediados de la década de 1990 la Municipalidad comenzó a considerar la recuperación del paseo, de cara a urbanización de Puerto Madero. A fines de 1998, el Jefe de Gobierno Fernando de la Rúa inauguró la remodelación y restauración del Balneario Costanera Sur.

Relacionados
Envianos tu opinión (0)